Dr. Jesús Robles Villa

Blog

El Valle de la Muerte: Seis grandes problemas de las microempresas

February 25th, 2011

En la totalidad de los países en desarrollo y en algunos ya desarrollados, la mayoría de las empresas que integran el sistema económico de un país, son en su mayoría operadas por empresarios, propietarios de micro, pequeños y medianos negocios, quienes nos dedicamos a estudiar a este tipo de empresas, diferimos en el grado de complejidad y el número de factores que influyen en la alta mortalidad de este tipo de negocios, de lo que llamamos el valle de la muerte, es decir es rara la empresa que dura más allá de cinco años de vida, de los cientos de miles de negocios que a diario se registran y que inician operaciones en todo el mundo.

Hay quienes en profusos análisis documentan más de 200 factores como generadores de este tipo de problemas en los micro, pequeñas y medianos empresarios, investignado en este campo, acorde con la teoría sociológica del Niklas Luhmann, en un mundo tan complejo, como el mundo globalizado de hoy, el secreto del éxito en la conducción de los diversos sistemas, que integran el sistema general de la sociedad, consiste en un proceso de simplificación, y en encontrar medios de comunicación que trasmitan esa simplificación en la operación de los subsistemas.

Aquí enumero los problemas a los que se enfrentan los empresarios de México de manera cotidiana:

1. Inseguridad generalizada

Uno de los graves problemas que tiene que enfrentar un micro, pequeño, o mediano empresario, es el problema de la inseguridad, que proviene de todo tipo de delincuencia y criminalidad, que en el siglo 21 se ha disparado ante la imposibilidad del estado moderno, de cumplir con su función de estado guardián, y los políticos encargados de dirigir el estado, en actitudes demagógicas, destinan los recursos escasos de los presupuestos públicos, a atender todo tipo de necesidades de las clases menesterosas y en ocasiones de las clases acomodadas, con propósitos eminentemente electorales, lo que aunado a la rentabilidad del negocio de la delincuencia, organizada y desorganizada que comprende actividades como la venta de drogas, todo tipo de bienes robados, que se comercializan en el mercado negro, la extorsión de empresarios, el secuestro, el asalto, etc. ha generado los recursos para que este sector de la sociedad, se arme con los más poderosos adelantos de armamento destructivo, superior a la de los cuerpos policíacos, que además por la proliferación de legislación de derechos humanos, están prácticamente inermes ante la delincuencia, creando la paradoja de que la actividad más insegura es la de pertenecer a un cuerpo de seguridad pública, por el riesgo de ser cooptado por el crimen organizado, o asesinado por no plegarse a sus propósitos; es conocido en el medio de los cuerpos de seguridad, el aforismo que reza “que prefieres, plomo o plata?”.

Pero paradójicamente esa inseguridad también proviene del recurso humano que en forma abundante y en su mayoría desempleado, es la fuente de mano de obra para los micro, pequeños y medianos empresarios, que se ven inermes ante la legislación federal laboral, sobre protectiva de la clase trabajadora, y que en un mecanismo jurídico denominado “suplencia de la queja” ante una queja de tipo jurisdiccional laboral, por parte del trabajador, éste siempre tiene la razón, a menos que el patrón demuestre que es inocente, situación altamente improbable en las condiciones de informalidad en las que se desenvuelve la micro, pequeña y mediana empresa, por lo que ante la frecuencia de condenas en su contra, el micro, pequeño y mediano empresario, opta por no crecer, para no verse sujeto a los problemas de indemnizar por cantidades estratosféricas a personal laboral improductivo, indisciplinado, indispuesto en general, a aportar la parte del esfuerzo que le corresponde en la actividad económica, para incrementar el Producto Interno Bruto del país.

Por lo que no sólo es el sector delincuencia, sino el terreno laboral una amenaza de inseguridad para el patrón.

2.- Ineficientes sistemas de financiamiento

Otro grave problema que afronta todo el micro, pequeño y mediano empresario en países en desarrollo, es la falta de capacidad de ahorro de la inmensa mayoría de la población, debido a los bajos salarios, que las empresas están en posibilidad de pagar a su fuerza laboral, entre otras causas por la improductividad apuntada en el apartado anterior, y esa escasez de capacidad de ahorro, impide la posible creación de mercados locales y regionales de dinero prestable y de capital de riesgo para invertir en los micro pequeños y medianos negocios, que normalmente inician con muy buena fortuna su actividad, pero que el éxito de su crecimiento, acaba por ser la causa de su rápida muerte y fracaso, por no disponer de recursos para invertir en capital de trabajo y siendo el eslabón débil de la cadena producto valor, las grandes empresas comercializadoras, los estrangulan tomándose plazos de pago por los bienes y servicios que les compran a los micro pequeños y medianos empresarios, con lo que terminan por hacerlos quebrar por falta de liquidez.

La generación de capacidad de ahorro de la fuerza laboral, implicaría mejorar los niveles salariales de la fuerza de mano de obra, pero la imposibilidad legal de los micro pequeños y medianos empresarios de pagar en forma diferenciada a los buenos empleados y trabajadores, conforme a su productividad, debido a la norma legal laboral que establece “a trabajo igual, salario igual”. Los patrones siempre están apegados a pagar el salario correspondiente al equivalente del trabajador menos productivo, lo que desincentiva al buen trabajador a ser más productivo y genera un círculo vicioso en el nivel de productividad y rentabilidad de la micro pequeña y mediana empresa.

3.- Ineficiencia en sus sistemas de comercialización

Debido a la baja capacidad de consumo de la mayoría de la población de los países en desarrollo, como se explica en los apartados anteriores, por la imposibilidad legal de pagos diferenciados a los buenos operarios, que haga rentable el negocio, la miriada de pequeños negocios que integran el mercado de oferentes, se enfrenta a medios poco propicios para el crecimiento, pues el costo de comercialización de amplios mercados de baja capacidad de consumo, hace imposible a pequeños emprendedores hacer eficiente el proceso de comercialización local, regional, y menos aún la comercialización internacional, por lo que la manera de un símil, en un medio ambiente poco feroz, donde hay poca variedad de especies animales o vegetales, las cadenas alimenticias, no permiten el desarrollo de grandes especies, pues tales individuos moriría de inanición en el entorno donde existe escasamente forma de sobrevivir, que es lo que pasa a los micro, pequeños y medianos empresarios, en países con mercados deprimidos y de poca capacidad adquisitiva, pero que a su vez carecen de los elementos necesarios para acudir a los mercados globales de los países con mercados con amplia capacidad para demanda de bienes y servicios.

4.- Transferencia de ciencia y tecnología

Las condiciones que enfrentan los micro, pequeños y medianos empresarios, que se han apuntado en los párrafos anteriores, impiden la sustracción de recursos para investigar y desarrollar nuevas formas tecnológicas y científicas para producir en forma más eficiente a los bienes y servicios que se están produciendo o encontrar nuevas formas o nuevos bienes y servicios para atender necesidades de mercados amplios y con capacidad suficiente de consumo, pues como se apuntó en el párrafo relativo al segundo problema, los exiguos recursos con los que un micro pequeño o mediano empresario inicia sus negocios, no le alcanzan ni siquiera para la operación normal de su empresa, menos para financiar procesos de innovación científica y tecnológica, por lo que regularmente hace y sigue haciendo lo que han venido haciendo sus ancestros o simplemente copia de otros países la forma de producir, o recibe tecnología obsoleta desechada por los países más avanzados, que le desechan por incosteable.

5.- Costo incrementado irrefrenable de la energía convencional

Después de la Segunda Guerra Mundial, con el repunte en la industrialización dedicada la producción de bienes y servicios para consumo masivo de los crecientes mercados mundiales, la fuente tradicional de energía, los combustibles fósiles, se ha usado directamente en la producción de bienes servicios, como en la producción de energía eléctrica para el mismo propósito, y este consumo ha ido agotando los mantos y reservas del recurso petróleo crudo de los distintos países que cuentan con estos yacimientos, el uso de ese recurso ha ocasionado en los últimos cincuenta años todo tipo de conflictos geopolíticos internacionales, debido a que las grandes potencias pretende utilizar hasta al máximo posible a los mínimos costos posibles también, ese recurso energético de los combustibles fósiles y los países poseedores de tales yacimientos, se han organizado en carteles de países productores, para a través del mecanismo de asociación bajar la producción y con eso pretenden mantener elevados los precios de este recurso natural, lo que naturalmente ha provocado todo tipo de confrontaciones y conflagraciones belicosas.

La investigación científica y tecnológica ha ido descubriendo fuentes alternas, sustentables y en el futuro, indispensables como fuentes para la producción de bienes y servicios para el creciente mercado mundial, sobre todo que son recursos naturales renovables, los que tecnológica y científicamente aprovechados, representan una fuente inagotable en el futuro, barata y óptima para proveer energía a todo tipo de movimientos y procesos productivos de bienes y servicios, pero que para su explotación, los países en desarrollo poseedores inclusive de yacimientos petroleros, no han separado los recursos necesarios para invertir en la ciencia y la tecnología del desarrollo de esas fuentes alternas y sustentables de energía, y hoy se ven arrastrados en sus costos en las guerras de precios, que se llevan a cabo entre países altamente industrializados con enormes consumos de energéticos y países productores de petróleo, que pretenden recibir lo que denominan un precio justo por un recurso que se está agotando con cuyos excedentes espera construir la reservas para su sobrevivencia, cuando se agote el recurso petróleo en sus yacimientos o reservas de este energético.

6.- Incapacidad de asociarse.

Uno de los graves problemas que padecen los países en desarrollo o países subdesarrollados, es la carencia de mecanismos impersonales como las bolsas de valores, las bolsas de compra y venta de “commodities”, mercados institucionales de dinero prestable, etc. Que a través de medios generales de comunicación simplifiquen el proceso de participar individualmente en el desarrollo de una empresa, de una negociación, del mercado, cómo en los países industriales más avanzados, en donde acuden cientos de miles de individuos, que con la intención de obtener utilidades o permitir el uso de sus excedentes de liquidez a quienes los necesitan, mediante el pago de los intereses o costos del capital prestable, fortalecen el desarrollo de grandes corporaciones, que como mecanismos de asociación, integrar en forma acumulada, grandes cantidades de recursos, talentos, capacidades y habilidades de todo tipo, lo que les proveen de economías de escala, que les permite producir en forma más eficiente y barata y por ende los ubican en un nivel de competitividad global, muy por encima de los micros, pequeños y medianos empresarios de países en desarrollo en el mercado global.

En el ámbito de la consultoría, quien nos dedicamos a esto, definimos un problema como la diferencia entre donde estoy y donde quiero estar, también decimos que definir en forma clara y simple un problema es tener ya más de un 50% del problema resuelto, pues no hay peor cosa en el ámbito administrativo, que el estar intentando la aplicación de soluciones a problemas mal definidos, a base de procesos de prueba y error.

Pero también el conocer el problema y sus causas sin analizar y evaluar alternativas de solución adecuadas a los problemas, lleva también frecuentemente a ensayos de prueba y error que conducen a este tipo de negocios y empresarios, a una vorágine de errores que hunden más y más a las micro, pequeñas y medianas empresas.

Lo anterior es un análisis de los problemas mas comunes y desafortunadamente los mas difíciles de resolver, mi recomendación es enfocarse en atacarlos uno a uno con paciencia y con visión de largo plazo para garantizar un crecimiento sostenido (aunque lento) y por ende asegurar la supervivencia del negocio. Los espero la próxima semana, agradezco sus comentarios y sugerencias a través de mi blog o mi cuenta de Twitter: @roblesvilla.

Jesus Robles Villa
Twitter: @roblesvilla

Publicada en Empresas | Sin Comentarios »

Visión panorámica de negocios para los próximos cinco años

February 17th, 2011

La debacle económica que significó la crisis financiera que como burbuja global estalló en el año 2008, como consecuencia de una laxa operación en el sistema de crédito norteamericano, a su vez, como resultado de la desregulación del mismo, bajo el supuesto de que operando bajo la mano invisible del mercado y fuera de la normatividad gubernamental, sería más eficiente, y que resultó en un fraude de proporciones globales, en el que las instituciones financieras norteamericanas, al borde de la quiebra, por no poder recuperar los montos de créditos otorgados, mayormente en operaciones inmobiliarias, y por consecuencia en la imposibilidad de responder a los ahorradores que proveyeron de recursos al sistema financiero norteamericano, urdieron un engaño a través de bursatilizar la cartera basura, es decir la cartera incobrable de las instituciones de crédito, a través de mecanismos representativos mediante títulos de crédito negociables, de los fondos de basura financiera, constituidos con la cartera incobrable del sistema financiero norteamericano, que mediante el atractivo de tasas de interés exageradamente elevadas, usadas como gancho, y a plazos largos, resultaron un enorme atractivo para los fondos de inversión de los sistemas de pensiones, de todos los países del sistema económico mundial, que por no tener más que el respaldo de la confianza del sistema financiero internacional, en el sistema financiero norteamericano, significaron la trasferencia de la pérdida de él mismo, hacia los recursos de los ahorradores de todo el mundo.

Este fraude global, de proporciones inéditas y sin antecedentes en el sistema globalizado de la economía mundial, significó un desastre económico mundial, pérdida de cientos de billones de dólares de fondos de capital prestable e invertible como capital de riesgo, que se sustrajeron del flujo mundial de inversiones y crédito, para solventar las pérdidas de las instituciones financieras norteamericanas para garantizarle el pago a los ahorradores norteamericanos, y que trastrocaron el flujo normal de apoyo de recursos financieros para el comercio y producción de bienes y servicios en el mercado globalizador, con una inmediata repercusión en la súbita elevación de las tasas de desempleo, por ende de la capacidad de consumo para cientos de millones de consumidores sin potencial de compra, con la consecuencia de quiebra de empresas, pérdida de confianza del sistema financiero mundial y crisis generalizada, que obligó a los gobiernos de las naciones más desarrolladas, a diseñar instrumentos de rescate financiero con carácter de urgente, por lo que en el año 2008 se formalizó el grupo de los veinte países más industrializados del mundo bajo acrónimo de G 20, que en un sistema económico globalizado de corte liberal, que confió en la mano invisible del mercado, tuvo por primera vez la necesidad de apoyar al reducido número de empresas privadas quebradas, que integran el sistema financiero mundial, comparado con los cientos de millones de empresas de todo tamaño que integran el resto de la economía mundial, pero que por el riesgo de ser ese reducido número de empresas, las que manejan el dinero de miles de millones de personas, que en el momento de quiebra del sistema financiero, se vieron desamparadas y exigieron responsabilidad a los gobiernos de cada uno de sus países, por no haber cumplido su función de vigilancia de los recursos de la población que manejaba el sistema financiero global.

México vivió una experiencia similar que como burbuja de crisis financiera estalló en 1994, como resultado del desorden financiero provocado por los procesos de nacionalización, privatización y re privatización de la banca mexicana, la que en un período de tres lustros derrochó a través de inversiones de banqueros y de créditos a empresas en condiciones fraudulentas, los recursos captados del gran público mexicano, quien se vio en riesgo de perder todos los ahorros, de no haber sido por la intervención del gobierno mexicano, que socializó las pérdidas del sistema financiero mexicano con cargo a toda la población mexicana, que se está pagando a través de los impuestos, en lugar de que fueran los banqueros quienes cargaran con las pérdidas como resultado de un operación laxa y fraudulenta en el sistema de crédito e inversión bancaria.

Este mismo esquema se utilizó en los países industrializados más avanzados, para evitar la quiebra de los bancos, y todo el riesgo político de desestabilización que significó esta gran estafa a los cuenta ahorristas de todo el mundo, riesgo que se hizo patente en el caso de Islandia, país en donde el primer ministro no quiso intervenir en favor de la protección de los intereses de los ahorradores, rescatando a los banqueros islandeses, situación está que significó su caída del gobierno en el año 2009.

En el 2008 y 2009 prácticamente todos los países del sistema económico global, padecimos las consecuencias de este fraude de enormes proporciones, a través de la pérdida masiva de empleos y el cierre por quiebra de una enorme cantidad de empresas de todo tipo y tamaño.

El volumen del comercio mundial como consecuencia de esta crisis, el lugar de aumentar, se vio reducido en un 12.5 % en 2009, con respecto a abril de 2008, cuando alcanzó su máximo histórico, situación que afectó a países ricos, emergentes, pobres y en el subdesarrollo. Los flujos de inversión extranjera por consecuencia tampoco aumentaron, por el contrario debido a la crisis de confianza, se redujeron notablemente y a propuesta de la Organización de las Naciones Unidas, se reforzaron los mecanismos de evaluación de las inversiones y créditos internacionales, de los fondos de pensiones que como inversionistas internacionales, temen ser objeto de nuevos atracos, por lo que en los mecanismos de protección no sólo a los ahorradores, sino como un mecanismo de protección ecológica, los distintos proyectos de inversión que requieren capital de riesgo o crédito a lo largo y ancho del mundo, son ahora medidos con mucho mayor rigor y adicionalmente a los factores de rentabilidades, liquidez y solvencia, se exige ahora que sean proyectos sustentables que protejan la ecología y el ambiente mundial y se exige además que los bienes y servicios que se van a comercializar en dichos proyectos de inversión, tengan certificados internacionales de protección al ambiente, y se han hecho campañas para que los consumidores eviten consumir productos por empresas que incurran en riesgos de tipo financiero, o de protección del medio ambiente, o propician la corrupción en las naciones menos desarrolladas o vulneren los derechos humanos de enormes contingentes de la clase trabajadora, que carecen de protección en sus países de origen, sobre los cuales depredan empresas internacionales y empresarios sin escrúpulos, que explotan inicua mente recursos naturales, mano de obra, producen bienes y servicios que dañan a los operarios, la ecología, el medio ambiente, como ejemplo se proscriben operaciones de financiamiento internacional, a empresas tabacaleras, o empresas fabricantes de armas, en especial de armas de destrucción masiva.

Debido todas estas circunstancias, y a posibles riesgos adicionales no contemplados que sucedan en el próximo quinquenio, persistirá las altas tasas de desempleo en los países industrializados y no industrializados, ricos y pobres, avanzados y emergentes, por lo que la recuperación de los mercados globales de bienes y servicios, están condenados a tasas de crecimiento sumamente restringidas, países altamente industrializados, anuncian haber tocado fondo en esta crisis, pero nada asegura que esto sea así, y en el evento que así fuera, persistirán altos niveles de desempleo, exiguos procesos de recuperación de los procesos de crecimiento del Producto Interno Bruto, con lo cual puede ocurrir un estancamiento o una disminución del crecimiento para la economía global, aún para países emergentes de oriente, como China, Corea, india, etc. se van a ver perjudicados en sus estrategias de crecimiento económico que han aplicado en el pasado, basados fundamentalmente en la exportación de bienes servicios a costos inferiores a los de los mercados globales, debido que utilizaron el procedimiento de costos marginales y precios marginales, para hacerse recursos financieros excedentes, se les permitió exportar en enormes proporciones mayores de lo que importaban, y ahora ante la reducción obligada del consumo global, se verán obligados a hacer grandes inversiones de infraestructura y de dotación de bienes y servicios para sus mercados internos, con el propósito de conservar sus tasas de crecimiento del producto interno bruto que históricamente han venido detentando.

Países como México, en virtud de la experiencia en materia de crisis financiera de la década de los noventas, a pesar de la enorme pérdida de empleos y el retorno de migrantes que por decenas de miles se vieron desplazados del mercado laboral norteamericano, regresando a engrosar las filas de los desocupados, en nuestro país, no sufrimos consecuencias de tipo fraudulento, de la colocación de instrumentos de crédito e inversión representativos de carteras basura, pero nos afectó la reducción de la actividad económica norteamericana y la disminución del consumo de bienes y servicios que como exportaciones producimos para su mercado, y que nos significaron disminución de recursos para apoyar crecimiento del mercado interno y como consecuencia la creación de empleos, por lo que los próximos cinco años, si México no tiene crecimientos negativos de su Producto Interno Bruto, será una fortuna, pero tampoco podemos esperar tasas de crecimiento económico más allá del 4% del Producto Interno Bruto anual.

El flujo de inversión extranjera México, en los años de 2008, 2009 y 2010, ha disminuido con relación a su tendencia histórica, lo que ha obligado al ensayo de nuevos mecanismos de financiamiento que hubieran sido impensables históricamente, por ejemplo en empresas en las que los ingresos son altamente estacionales, que tuvieron repercusiones de enormes desempleos, han tenido que reducir la paga por mano de obra, y los obreros ante la inexistencia de otra alternativa han tenido que aceptar jornadas reducido de trabajo, salarios disminuido de trabajo y lo más insólito, diferimiento de parte del pago de su salario, hasta que pase la época cíclica de venta de los productos y servicios que se generan con su mano de obra.

Las grandes empresas que tienen como proveedores a una infinidad de microempresarios, que les proveen bienes y servicios para su comercialización, han encontrado precisamente en esos proveedores una forma retrotractiva de financiamiento de la cadena de productos valor, y a pesar de ser por ejemplo las empresas comercializadoras trasnacionales, negocios financieros altamente rentables, pues además de la utilidad en la venta de los bienes y servicios que comercializan, dicha venta se hacen de contado, en cambio obligan a toda la cadena producto valor hacia atrás a otorgar crédito a plazos inusualmente largos, que ante la alternativa de la imposibilidad de encontrar otro mercado, tienen que seguir aportando y apoyando a los grandes comercializadores, los pequeños productores y toda la cadena de producto valor hacia atrás.

Así pues uno de los campos que urgentemente requiere desarrollarse en México, es el de la constitución de un mercado mexicano de dinero prestable y de capital de riesgo para financiar el desarrollo del actividad económica en nuestro país y en el desarrollo de la capacidad de consumo de nuestra población para generar crecimiento económico, existe el riesgo a nivel mundial, de que se vuelva a las economías de mercado cerrado, pues hoy ha quedado bastante claro que la supuesta mano invisible del mercado, no fue sino un ardid de las grandes empresas transnacionales, para abrir los mercados potenciales de las naciones con economías cerradas, que pretendían a través de los mecanismos de protección de fronteras, facilitar el desarrollo de sus productores nacionales de bienes y servicios, que no podían competir en el mercado internacional, cosa que puede volver a suceder.

Otra de las áreas que van a requerir un esfuerzo para su fortalecimiento urgente, acelerado y de grandes proporciones, en la formación de especialistas en la venta y comercio internacional de bienes y servicios, de los que carecemos en México, pues estamos acostumbrados a ser pequeños productores, que no incursionamos en la actividad de comercialización, mercadeo y venta, y esperamos a que intermediarios nacionales e internacionales vengan y nos compren nuestros bienes y servicios a precios bajísimos, y son ellos quienes se apropian de la plusvalía generada en ese proceso, para financiar el desarrollo económico de otras regiones, países, empresas, empresarios, etc.

Hace más de 40 años que el entonces presidente de la república licenciado Luis Echeverría Álvarez, con una visión política inusual advirtió el rumbo que tomaría la economía global y creó el instituto mexicano de Comercio Exterior, y urgió a los mexicanos a prepararnos como comerciantes de talla mundial, estrategia a la que muy pocos si es que alguien le hizo caso, incluidos los gobiernos federales que le siguieron, quienes cancelaron esta estrategia desarrollo, que hoy es inminente de nuevo, su promoción y la formación práctica, empírica, académica, certificada, etc. de este tipo de especialistas, como única salida para un crecimiento en el corto mediano y largo plazo, para dar salida a nuestra capacidad productiva y lograr la ocupación de nuestra mano de obra desempleada, concurriendo a los mercados internacionales, en algunos casos con la ventaja de un bono poblacional amplio de mano de obra joven, de la que carecen países industrializados y desarrollados, que soportan grandes costos por hora de mano de obra, pero que además carecen de jóvenes que sustituyan a la clase trabajadora envejecida y en proceso de retiro.

Estas dos funciones estratégicas del actividad económica, tienen como supuesto fundamental, que el gobierno, deje de pensar y creerse que es el rector de la actividad económica nacional y se dedique a cumplir con su función fundamental de protección a la sociedad, a los individuos, a los municipios, a los estados y a la nación entera, pues el clima de inseguridad que hoy se vive a lo largo y ancho del territorio nacional, es una restricción absoluta al proceso de creación de empresas y de riqueza, ante el temor de ser asaltados, estafados, secuestrados, aniquilados, por toda la cantidad de maleantes que integran el crimen organizado y desorganizado, que ha crecido al amparo de la corrupción generalizada en todos los niveles de gobierno y organizaciones que prestan sus servicios a las estructuras gubernamentales, como sindicatos magisteriales, petroleros, judiciales, etc.

Comparto así con ustedes mis reflexiones y deseos de que como país, como ciudadanos logremos construir hoy el futuro que siempre hemos anhelado. Hasta la próxima semana.

Jesús Robles Villa
Twitter: @roblesvilla

Publicada en Economia | Sin Comentarios »

Vino viejo en odres nuevos

February 11th, 2011

La tarea de un consultor de empresas, normalmente consiste en ayudar a resolver un problema, concepto este que significa: la diferencia entre donde está quien solicita el apoyo de consultoría y donde quiere estar.

Aunque este modelo tan sencillo de definir, en la práctica por diversas razones, es poco común que el denominado cliente, sepa con claridad en donde está, o en donde quiere estar, o ignore ambas posiciones o al menos carezca de la claridad necesaria para actuar en consecuencia.

Un modelo sencillo de consultoría, consiste en conocer el pasado del problema, su estado presente y una visión de futuro a corto, mediano y largo plazo, de la situación de la empresa o actividad del cliente. Si es que su situación puede tener futuro.

El conocer este triple estado del problema de la empresa o del cliente, requiere un mapa sencillo para ubicar el entorno o territorio tanto externo de mercados, que ha recorrido la empresa y por otra parte un mapa interno, que permita visualizar desde un vector administrativo o directivo interno, que caminos ha recorrido, donde se encuentra y hacia donde se dirige, la función administrativa directiva, desempeñada por el dueño o sus representantes en la función administrativa.

La ruta de una sana función administrativa, pasar forzosamente por cuatro estados, una sana planeación, una adecuada organización, una eficiente y eficaz dirección y por último medidas coherentes de control.

Pero toda empresa realiza funciones operativas, compra, investiga y desarrolla productos y servicios, diseño e instrumenta su producción, investiga sus mercados y vende sus productos y servicios, realiza operaciones financieras para obtención de recursos tanto de capital de riesgo, como de crédito externo, contrata personal, realiza tareas de registro y cumplimiento de obligaciones fiscales, en términos generales.

Y cada función operativa se puede graficar como una columna adyacente a la de la función administrativa, con lo cual se forma un mapa en forma de matriz, que permite en forma visual y de tablero, reconocer el terreno en el que se mueve la empresa, en donde hay huecos o vacíos, terrenos difíciles o simplemente no transitados por los dueños o administradores de la empresa.

Este sencillo instrumento de diagnóstico, que recibe una cantidad enorme de diferentes nombres y modalidades, no es sino el mismo “vino administrativo” que se presenta mercadológicamente por los consultores externos, en nuevos “odres”, o dicho de otra forma es el mismo producto o servicio en diferentes envolturas, y que según la sofisticación de las mismas a veces deslumbran al cliente potencial, o frecuentemente lo asustan y se resiste a veces a pagar los precios cotizados, y por ende a contratar el urgente e indispensable servicio de consultoría externa, que le ayude a salir del extravío en que se encuentra, en un territorio que tiene zonas desconocidas para el en el ámbito administrativo, o en el ámbito técnico y operativo y que a falta de un servicio sencillo externo, que el cliente entienda y le convenza, frecuentemente intentan en forma desesperada salir el solo, internándose cada vez más en territorios de más difícil salida y que acaban hundiendo en la desesperación y el fracaso operativo, financiero, administrativo y por ende al cierre o quiebra de su empresa.

En mi experiencia de consultoría con empresas micro, pequeñas, medianas, grandes y macro empresas, siempre he encontrado como una urgente necesidad de cualquier cliente, el proceso de presentarle en forma simplificada, el territorio en el cual se encuentra, su pasado es decir de dónde viene, y en caso a seguir por la misma ruta, hacia donde se dirige.

En la consultoría empresarial, si el administrador o dueño de una empresa, no entiende en forma simplificada, que el origen, situación actual y futuro de su ubicación en el territorio competitivo de una economía global, es producto de sus decisiones, acciones, indecisiones e inacciones, y a veces por el precio que paga, cree estar comprando remedios mágicos para sus males, y no se compromete por falta de entendimiento, con precisión, compromiso y acción decidida de su parte, por muy caro que pague por un remedio supuestamente mágico, no sólo no saldrá de su extravío, sino probablemente se seguirá hundiendo en peores situaciones.

Los consultores frecuentemente tendremos a hablar en términos “taxonómicos” es decir “jerigonza”, equivalente a lo que hacen algunos médicos, que el paciente no entiende, pero en virtud de que confían en el médico ciegamente, esperan una cura mágica, cuando muchas veces su enfermedad se origina en una conducta repetitiva del paciente que si la entiende, y se compromete, es fácil de corregir, de lo contrario desarrolla una dependencia mágica del médico y de sus remedios curativos, que no preventivos.

El proceso de diagnóstico es una serie sencillo de pasos de ancestral sabiduría, no por eso menos simple:

1.-Detección de síntomas

2.-análisis de causas del problema

3.-Diseño de alternativas de solución

4.-Evaluación de alternativas

5.-selección de la alternativa adecuada

6.-instrumentación de la decisión

7.-evaluación del resultado.

En el vector directivo o administrativo, en mi experiencia, es difícil encontrar en la práctica real de los negocios el recorrido histórico de una sana ruta, lo que quiere decir que el dueño o sus encargados de administrar el negocio, hicieron una adecuada planeación, diseñaron e instrumentaron una adecuada organización, han conducido la empresa bajo una eficiente proceso dirección y por último están pendientes en forma adecuada, atentos y controlando los resultados obtenidos.

Es frecuente encontrar que una buena planeación, reduce sustancialmente la necesidad de rígidos controles, aún operando con una mediana organización y dirección.

Por otra parte también es frecuente que un rígido control de la persona interesada en el negocio, supla en forma más o menos adecuada, la carencia o baja calidad en la planeación, organización y dirección de la ruta administrativa seguida por la empresa.

Pero como frecuentemente sucede y en forma más generalizada de lo esperado, los dueños o administradores, desarrollan “puntos ciegos”, es decir: “no ven, que no ven, lo que no ven” que también se denomina en el argot popular” ceguera de taller”.

De aquí la conveniencia de simplificar en el proceso de consultoría, el entendimiento, la comprensión y el compromiso de directivos o dueños de empresas para el logro de los resultados deseados, según se definió el concepto de problema. Aqui una matriz simplificada que denomino “Modelo de mapa empresarial”

Jesus Robles Villa
Twitter: @roblesvilla

Publicada en Empresas | Sin Comentarios »

La palabra amonesta, el ejemplo arrastra, (Seneca)

February 1st, 2011

Como escribiera el poeta español en una muy cuidada y filosófica poesía que le dedicó a una sobrina suya de seis años, en la que le da una serie de consejos tratando de garantizarle una vida feliz, en uno de cuyos versos le hace saber: “En amor creen los más duchos, contra los que son más locos, que en vez de los pocos muchos, valen más los muchos pocos”.

Por los problemas económicos que hoy en escala global vivimos todos los países del orbe entre otras razones por el resultado de la crisis financiera global, provocada por la socialización con cargo a todo el mundo, del quebranto financiero inmobiliario de la banca norteamericana que otorgó créditos en forma indiscriminada para la compra de vivienda a acreditados sin capacidad de pago, que entre otras razones arrastran las consecuencias de la atormentada primera década del siglo XXI para la economía norteamericana, producto de sus decisiones de embarcarse en guerras como la de Afganistán y la segunda guerra de Irak, para supuestamente acabar con la amenaza de los países Árabes, conducen las acciones de terrorismo internacional y que supuestamente como en el caso (de fulano de tal) ex presidente de Irak quien había supuestamente desarrollado las armas de destrucción masiva para acabar con los países de occidente como Estados Unidos, Inglaterra, Francia y otros aliados que históricamente han explotado los yacimientos petroleros de los países árabes, provocando las reacciones que hoy vivimos de conductas terroristas internacionales como los atentados en Estados Unidos, Inglaterra, Francia, España, Alemania, etc.

El salir de una crisis generalizada no sólo de orden financiero y económico sino político, cultural, financiero, religioso, y haciéndose eco del consejo a su sobrina del poeta Ramón de Campoamor, supondría que en lugar de la acción de una o unas pocas de las grandes potencias mundiales, integrantes del conocido como Grupo de los Ocho que por analogía serían los “pocos muchos” de Campoamor, lo cual estamos viendo hoy en el concierto internacional de las naciones y las crisis generalizadas, hacen surgir nuevos conflictos por doquier, vemos por ejemplo el riesgo de nueva conflagración global armada por posible “mechas” prendidas en los países de Irán, Corea del Norte, Egipto, Túnez, Sudán y otros que demuestran que la acción de pocos países que han presionado por la apertura de mercado, la globalización de la competencia y el usufructo de fuentes baratas de materias primas y de mano de obra, lo único que ha hecho es agravar los problemas de la crisis global internacional.

Afortunadamente hace unos dias en el Foro Económico Mundial de Davos como cada mes de Enero de los últimos 15 años, cada vez se convoca a un mayor número de participantes de todos los países, líderes políticos, empresariales, académicos, religiosos, juveniles, femeniles, etc., se dan cita para analizar la problemática global integral también siguiendo el razonamiento de Campoamor de que valen más los “muchos pocos” y en los últimos 3 años han surgido de este Foro propuestas y acciones globales de cambio y ordenamiento en todos los órdenes de la vida de las naciones, pero lo más esperanzador es que se empiezan a provocar acciones, más que especulaciones filosóficas y conceptuales propia de una conducta admonitoria, acciones que le dan vida y utilidad al viejo aforisma de Séneca en el sentido de que las palabras amonestan, pero el ejemplo arrastra.

Les invito a aplicar una de las máximas de la administración estratégica, planea a largo plazo, actúa a corto plazo, pongamos el ejemplo y demostremos que nos interesa que nuestro país salga a flote en estas fechas tan complicadas para todo el mundo.

Hasta la próxima.

Jesus Robles Villa
Twitter: @roblesvilla

Publicada en Interés General | Sin Comentarios »